Podéis encontrarme en:

6 may. 2014

Choque de estrellas






Me acerqué demasiado a tu cinturón de asteroides, a riesgo de colisionar. Y me la pegué. A toda hostia. Y floté por tus galaxias. Desafié a la gravedad colándome en todos y cada uno de tus agujeros negros. Navegué entre constelaciones y visité cada rincón de tu sistema solar; desde Mercurio hasta Neptuno, desde Europa hasta Nereida.
Pero eso era cosa de antes, de cuando no me importaba lanzarme al vacío sabiendo que a la mañana siguiente aparecería entre tus sábanas y podríamos explotar juntos como una supernova. 

Estoy a años luz de volver a ser lo que era. Aquello que fui en un pasado y que no puedo retornar a ser. Giro en una espiral descontrolada de emociones en busca y captura de mis pedazos, que han quedado desperdigados por el espacio. Me siento en el borde de la luna, miro al infinito y suspiro, necesito un respiro. Cierro los ojos, inspiro y me pierdo; la vista es preciosa, aunque sería más bonita si tuviera a alguien con quien compartirla. Pero tú te has ido y solo me queda el brillo todavía incandescente de tu recuerdo. 
Aún con todo, espero que no vuelvas; porque cariño, me has destrozado. Me has dejado hecha polvo; polvo de estrellas.