Podéis encontrarme en:

17 ene. 2015

La falta de inspiración mató al poeta

*Tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac*


El reloj marca las doce y mis musas ya se han ido. Han hecho las maletas y me han abandonado; quizás sea que otra mente mejor las ha seducido. Me han dejado solo, indefenso ante el peligro. Ahora las palabras ya no son mis armas, e incluso la pluma es mi enemigo.
Combato contra el folio en blanco, presa del hastío. No he ganado este asalto, ni tampoco la guerra; ni lo haré. Pues mis únicas aliadas en la batalla, han partido y no retornarán.
Ahora el invierno parece incluso más frío, y la primavera ha perdido el poco color que le quedaba. Las mariposas ya no vuelan igual, y los pájaros han perdido sus ansias de libertad (y las mías han muerto con ellas). Los versos que emanaban antes con fluidez de mi pluma y tinta, ya no cantan, ya no ríen, ya no aman, ya no lloran. Ya no. ¡Nunca más! No sin ellas.
Mis palabras se han hecho soga, que me aprieta; que me ahoga. El único escape es rendirme, pues me han derrotado y me han hecho preso. Espero que por lo menos, en la muerte halle consuelo. Pues, ¿de qué sirve un poeta, incapaz de escribir versos?
¡Malditas ellas, que me han robado todo! ¡Malditas ellas, que me han condenado! Mis malditas...y amadas musas; que una vez me salvaron de las garras de la muerte y en este momento, me hacen bailar con ella.




Sin inspiración, sin poesía, sin... vida.

8 ene. 2015

Lecciones y nuevos comienzos

(Esta no es una entrada como las que suelo publicar normalmente, más bien trata acerca de este año pasado; de las lecciones que he aprendido y de todo aquello que me ha hecho reflexionar a lo largo de este 2014 y de alguna otra modificación que he hecho al blog, como podréis comprobar. Procuraré que no os resulte demasiado pesado.)


No sé muy bien cómo empezar. Simplemente creo que lo más adecuado sería hablar de esas "lecciones" que he aprendido durante el transcurso del último año, aunque sé que todavía me quedan demasiadas cosas por aprender.He aprendido que las cosas no siempre son lo que parecen; lo difícil que es obtener la confianza de las personas, y el poco tiempo que se tarda en perderla. He logrado distinguir quién merece la pena y quién no. Aquellas personas que están cuando la tormenta parece imposible de calmar, y otras que solo permanecen cuando esta ha amainado y el viento es favorable. He asumido que las despedidas son duras, que muchas veces no tienen ningún motivo o por qué. Un día alguien cierra la puerta y se marcha. Y tú cuando vuelves te das cuenta de que han hecho las maletas y se han largado, sin carta ni nota de despedida; sin tan siquiera un mísero "adiós". Es duro tener que cerrar el compartimento en el que guardabas con llave ese pequeño pedacito de ese alguien en tu corazón. Las despedidas son duras, sí; pero en muchos casos, necesarias. Con el tiempo, me he dado cuenta de que los "para siempre" no existen. Prometemos cosas irrealizables, un siempre que no está en nuestras manos, y parece que no nos damos cuenta de lo que realmente estamos prometiendo. Despreciamos el valor de las palabras "siempre" y del "te quiero", que últimamente se dice tan a la ligera. Las personas lo dicen como si de un saludo se tratase. Como si fuese algo común, devaluando su verdadero significado. Ese tipo de palabras debería decirse estrictamente cuando se sientan de verdad. Así nos evitaríamos los cientos de corazones rotos que vagan sin consuelo por este encuentro casual al que solemos denominar vida. En conclusión; nunca prometáis algo que no podáis cumplir; jamás. He conseguido cambiar la concepción que tengo de la vida. Ni todo es negro; ni todo es blanco. Para mí; la vida es una escala de grises. 

Después de soltar todo este rollo que seguramente no lleve a ningún sitio, solo quería decir que esta es mi propia opinión y que, como soy penosa dando consejos; tampoco deberíais hacerme mucho caso. En conclusión, todavía me queda demasiado por aprender y seguro que hay muchas más cosas que me faltan por decir; pero por lo menos, esto es un principio.



Fin.

_________________________________________________________________________________

Si habéis llegado hasta aquí; os felicito. Quería que fuera una pequeña síntesis de este último año; pero creo que he acabado excediéndome un poco. En cuanto a los cambios efectuados en el blog que he mencionado en la primera entrada: como podéis observar, he reformado el blog por completo. Quería darle un color más oscuro, y he de decir que me gusta bastante el resultado. He modificado también la dirección de la página, ya que quería algo que considerase que me representa mejor. No creo que quede ya mucho más que decir. Solo Feliz 2015 a todos y muchas gracias por tomaos la molestia en leerme; solo así esto puede seguir funcionando. Intentaré subir entre esta semana y la que viene una entrada que llevo un tiempo preparando y espero que os guste.
¡Nos leemos pronto, lunáticos!
Abrazos lunares,

Selene.